Occidentalización en la sexualidad en la India: de ayer a hoy Lucy Rellin. Periodista. (DiarioCoLatino / gracus en la India)

Imagen del templo religioso hindú Lakshmanam, del siglo X , ubicado en Khajurao, India. Esa ciudad tiene 21 km2 con una cincuentena de santuarios eróticos similares.

Para la mayoría del pueblo hindú, el hinduismo es una filosofía total, que comprende la religión y el estilo de vida. Este antiguo sistema de pensamiento indica a los hindúes cómo deben orar, lavarse, comer, incinerar a sus muertos, vestirse, hacer negocios y comportarse sexualmente.La base histórica de la práctica sexual tiene sus raíces en la antigua cultura védica alrededor de 1500 a. de J.C.

Durante su larga historia y a lo largo de los años han cambiado su actitud hacia lo sexual. Para los hindúes, la sexualidad parece dividirse en dos categorías: la que se practica para el goce sexual y el éxtasis erótico, que conduce a la procreación; y las prácticas sexuales de intención religiosa y mística.

La literatura erótica está tanto en los escritos sagrados como en los profanos. El popular Kamasutra tiene como tema un sistema de técnicas eróticas, y es famoso como manual del amor sensual y el ayuntamiento carnal.
Como el coito era considerado una actividad física de la pareja moralmente aceptada, en ese texto se le presta una atención considerable. El Kamasutra fue escrito por un cierto Vatsyayana y es un libro erótico que ilustra cómo efectuar el coito. Comienza destacando el valor de la vida mundana y el tipo de mujer adecuada para la unión sexual. Los siguientes capítulos se dedican al arte de la unión sexual con consejos explícitos sobre cómo abrazar, besar, acariciar y morder a la pareja, los sonidos a emitir y una amplia selección de posiciones para el coito.
Una de las posturas es divertidamente descripta como “Si una de las piernas de ella se coloca en la cabeza y la otra se estira, la posición se llama clavar el clavo” También hay capítulos que explican cómo conocer mujeres, cómo entenderlas e incluso cómo deshacerse de un amante. Este manual erótico puede tener tanta actualidad hoy como cuando fue escrito.

En la ciudad de Khajurao se encuentra el mayor conjunto de templos religiosos hinduistas de  la India, famosos por sus esculturas eróticas que datan de los años 900 al 1000. Están considerados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y se extienden por 21 km2.,

 

Desafortunadamente, la mayoría de los actuales hindúes desaprobarían parte de su contenido pues los gurus indios que hay en Occidente evitan mencionar el Kamasutra y obligan represivamente a la castidad a sus seguidores. En la antigüedad, era concebido como un rito sagrado.
Hay famosas leyendas de uno de los dioses favoritos de los hindúes, Krishna: amante, salvador y apasionado de la sexualidad. ¿Cómo es posible que se hayan dedicado volúmenes de prosa y poesía a esta deidad ostentosamente insólita? Porque en la antigua India, la búsqueda del amor romántico y sexual era considerada un alto objetivo.
Desgraciadamente, los actuales miembros del culto a Krishna desaprueban todo contacto sexual con excepción del más circunspecto, es decir, el que, en el matrimonio, está destinado a la procreación.

Desde las épocas más remotas, el órgano masculino o Linga ha sido reverenciado en la India.
El origen de esta devoción se encuentra probablemente en antiguos cultos de la fertilidad que fueron adaptados posteriormente como ritos sexuales religiosos. En su forma más espiritual, la reverencia a la Linga se basa en la idea de que de ese órgano procede el semen de la regeneración. Es un símbolo principal del poder creativo de Dios.

Del mismo modo, el órgano femenino de la regeneración o Yoni, por considerarse lugar de la gestación, es símbolo de veneración. La Linga y el Yoni tomados en conjunto como un símbolo dual, representan el misterio básico de la creación. Dios puede sustentar la idea de la creación, pero es la actividad sexual del hombre lo que la perpetúa. En los templos religiosos de la India, el arte erótico impresiona al hombre occidental, a primera vista, como muy poco convencional.

Sin embargo, una mejor percepción del pensamiento hindú explica esta curiosa mezcla de lo espiritual y lo sexual. ¿Por qué hay esculturas eróticas en los muros de los templos religiosos hindúes? Porque la filosofía hindú considera la experiencia física más apasionada que el hombre puede experimentar (la unión sexual de hombre y mujer) paralela a la unión del hombre con Dios en éxtasis espiritual.
La unión sexual no sólo acerca al otro miembro de la pareja sino también a Dios, porque eleva al hombre sobre sí mismo, lo libera de la estrecha prisión de su individualidad. Si Dios creó todo lo viviente, ¿qué actividad más espiritual puede practicarse que aquella que continúa su obra? Sin embargo, las artes eróticas de los templos ya no se practican, el escultor hindú de hoy esculpe un elefante para venderlo a los turistas que un sermón erótico en piedra. Los hombres y mujeres de la India viven bajo el yugo de una rígida castidad heredada de sus invasores musulmanes y británicos.

El matrimonio, como vínculo permanente, era relativamente poco conocido en la antigua India y se aceptaban todas las formas de relación sexual libre. Los antiguos hindúes bendecían matrimonios de todo tipo: románticos, tradicionales, secretos, divinos y temporales. El matrimonio era un vínculo que podía durar o no.

Cuando la sociedad se hizo más rígida, después que los musulmanes llegaron a la India en el siglo VIII y mucho después los ingleses, el matrimonio se convirtió en un lazo muy convencional fundado en arreglos que tenían en cuenta la casta de los cónyuges y la dote de la novia. El matrimonio se tornó una relación económica y legal, en lugar de un libre compañerismo sustentado solamente por el deseo de los miembros de la pareja.

En el gran texto épico indio, el Mahabharata, escrito hace cientos de años, se afirma que en ciertas provincias había mujeres que, sin preocuparse del matrimonio, tenían relaciones sexuales con cualquier hombre que les gustara. Incluso la fidelidad matrimonial, en los tiempos épicos, no era una norma rígida.
Los matrimonios actuales son, en la India, sobrios, convencionales, prácticos y celosos de la castidad. Se aplican innumerables teorías para explicar este cambio en las costumbres sexuales: la influencia temprana de la castidad budista, la invasión de los mojigatos musulmanes en el siglo VIII, luego, los misioneros cristianos, los circunspectos británicos, etc.
Las noticias actuales de conductas y costumbres sexuales extrañas son, en su mayoría imaginarias o se limitan a hechos aislados. A pesar de todo, los antiguos templos e ídolos permanecen aún, sus esculturas eróticas constituyen el mudo testimonio de la perdida creencia de que la sexualidad y la espiritualidad pueden ir unidas.