Un marciano asombrado en la Asamblea de las Naciones Unidas Daniel Kupervaser. Periodista israelí (Desde Tel Aviv)

El extraterrestre ante el espectáculo de isralíes y palestinos y las formas de ""esconder la carta bajo la manga"' de cada delegación.

Supongamos que días atrás un marciano decide aterrizar con su plato volador en el aeropuerto J.F. Kennedy de Nueva York, visitando la tierra por primera vez. Después de pasar inmigraciones y aduana, se dirige directamente a presenciar el mejor espectáculo de la ciudad: la Asamblea General de ONU.

Entre todas las obras presentadas, este extraterrestre no encontró mejor oportunidad que presenciar los históricos y emblemáticos discursos y las consecuentes conferencias de prensa de tres de sus actores principales: Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, ambos envueltos en un conflicto de más de un siglo de antigüedad, y Donald Trump, presidente de Estados Unidos de América, quien se autodesignó mediador para encontrar la solución del siglo a este interminable conflicto.
¿Qué es lo que mas le llamó la atención a este espectador casual?
El primero en entrar al escenario fue Trump quien en conferencia de prensa prometió presentar su esperado proyecto de solución del conflicto en término de dos a cuatro meses. Pero eso fue solo el comienzo. A continuación, sorprendió con una declaración inesperada. Si bien en el pasado había asegurado no tener preferencia entre la solución de un estado o dos estados, en esta oportunidad mencionó que le gusta mas la solución de dos estados pues considera que va a funcionar mejor[1].
Nuestro visitante de Marte apoyó con preocupación su mano en la barbilla y pensó por si mismo: veremos que dicen los palestinos e israelíes al respecto.
Posteriormente, nuestro exótico turista presenció otra obra en donde Netanyahu se enfrentó con periodistas a quienes le trasmitió sus importantes y dramáticos puntos de vista respecto de la posición asumida horas antes por el presidente estadounidense. En esa oportunidad escuchó claramente en voz del primer ministro israelí que está de acuerdo con la constitución de un estado palestino independiente, pero con una sola condición: el control de la seguridad desde el rio Jordán hasta el mar mediterráneo queda en manos y responsabilidad solo de Israel. En sus palabras afirmó: “cada uno define el concepto de estado de manera diferente. Yo estoy dispuesto que los palestinos tengan la autoridad y el poder sobre ellos mismos, pero sin la posibilidad de atacar a Israel”[2].
Netanyahu: aquí esconde Irán su bomba atómica
Caminando hacia su hotel en donde pasaría la noche, nuestro marciano se convenció que Netanyahu proyectó una posición razonable.
Al día siguiente, con la reanudación de las sesiones, la curiosidad de nuestro visitante cósmico lo llevó a escuchar un combativo discurso de Mahmoud Abbas ante el plenario de la Asamblea. Al igual que Netanyahu, también el líder de los palestinos expuso su total predisposición a aceptar una solución basada en dos estados. Como su par israelí, también Abbas expuso una sola condición que la describió con el lema “los derechos de los palestinos no se negocian”. En sus términos “la paz no se alcanzará sin un estado palestino independiente con su capital Jerusalén Oriental”[3]. Ni una palabra frente a la exigencia israelí de renuncia a soberanía palestina en materia de seguridad.
Seguidamente Netanyahu se apoderó del micrófono con una larga y argumentada acusación a Irán por continuar engañando al mundo en el desarrollo instalaciones nucleares secretas con el objetivo de llegar a la ansiada bomba atómica. Solo al final dedicó contadas frases destinadas a acusar a Abbas de antisemitismo por apoyar económicamente a terroristas cuyo único objetivo es asesinar judíos. Silencio total ante la terminante condición territorial expuesta por su antecesor, cuyo significado no es más que exigir soberanía palestina en prácticamente todo el territorio de Cisjordania[4].
Abbas: la paz no se logrará sin estado palestino independiente
y Jerusalén Oriental como su capital
De regreso, en el largo viaje al aeropuerto, el marciano hace participe al conductor del taxi de sus impresiones. “Yo no entiendo el motivo por el cual este conflicto palestino israelí aún perdura tras un siglo de confrontaciones estériles. Tampoco comprendo al mediador Trump que necesita de dos a cuatro meses más para presentar su proyecto de solución. En vista de las presentaciones de las partes en el foro mas importante del mundo, solo es cuestión de horas para resolverlo. Tanto palestinos como israelíes, como el mediador, coinciden en la necesidad de la existencia de dos estados. Cada parte presentó una sola condición que no se contradicen una con la otra. Israel quiere seguridad bajo cualquier condición y Abbas no expuso ningún reparo. Abbas quiere soberanía en todo Cisjordania con Jerusalén Oriental como capital y Netanyahu no objetó. Yo veo el negocio hecho”
El sexagenario taxista neoyorquino dirigió la mirada a su pasajero por el espejo retrovisor y con una media sonrisa en su rostro le comentó: “Mire señor, seguramente en Marte tendrán mucha experiencia en negociaciones de partes en conflicto, pero comprenda que, en esta contienda, cada participante siempre se preocupa por esconder alguna carta en la manga. Tanto Israel, como los palestinos, carecen totalmente de la posibilidad de garantizar la concreción de la única exigencia de la contraparte. Ningún avance en ese sentido será posible hasta que no se logre neutralizar y desmantelar totalmente el poder de influencia saboteadora de Hamas y otros grupos extremistas en el pueblo palestino y la del movimiento colonizador judío en Cisjordania y sus aduladores fundamentalistas en el pueblo judío”. La impotencia es mutua.
Ya subiendo la escalinata de su vehículo espacial, nuestro planetario visitante murmuró a sí mismo. “Pensé que presenciaba un drama al mejor estilo del realismo. Salí asombrado. En verdad, solo se trata de una farsa que probablemente sea expuesta, nuevamente, el próximo año, en las mismas fechas, con los mismos o nuevos actores. Yo no retorno. Que se las arreglen”.
Ojalá me equivoque
Daniel Kupervaser
Herzlya – Israel 29-9-2018
http://daniel.kupervaser.com/
kupervaser.daniel@gmail.com
@KupervaserD
[1] “Texto completo de la conversación entre Trump y Netanyahu en la ONU”, Diario Judío, 27-9-18
[2] “Netanyahu expresó su predisposición a la constitución de un estado palestino bajo control de seguridad de Israel”, Haaretz, 26-9-18
[3] “Abbas en la Asamblea de ONU: la paz no se alcanzará sin un estado palestino independiente con su capital Jerusalén Oriental”, Haaretz, 28-9-18
[4] “Irán ayuda a Hesbollah a desarrollar misiles modernos en el Líbano”, Haaretz, 28-9-18