Mariela Castro: “No existe una experiencia socialista perfecta, existen experimentaciones” Entrevista de RT en castellano

“Nuestra lucha contra la homofobia debe ir al ritmo que técnica y científicamente corresponde al proceso de cambio”, opina Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba. La Revolución cubana introdujo cambios progresistas radicales desde el principio, ¿por qué, entonces, sus primeras tres décadas tuvieron rasgos homofóbicos? ¿Cómo fue esa “revolución dentro de la revolución”?

La creación del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (Cenesex) “fue resultado de los procesos transformadores a nivel ideológico y cultural que ya estaba promoviendo la Revolución cubana”, comenta su directora, Mariela Castro, en una entrevista a RT en la que analiza las condiciones en las que fue creada la institución.

Son experiencias nuevas en la historia que siempre fueron saboteadas

Castro señala que cuando inició la Revolución, Fidel Castro ya tenía la idea de que se creara “una organización que aglutinara a todas las organizaciones feministas y de mujeres que estaban operando en Cuba desde principios del siglo XX”. El líder cubano calificó esta iniciativa de “revolución dentro de la revolución”, subraya Castro. “Ese movimiento de las mujeres cubanas organizadas en la Federación de Mujeres Cubanas ha sido una de las fuerzas transformadoras de la cultura, de la sociedad y de la política en Cuba”, añade.

Respondiendo sobre las personas que calificaron al proceso revolucionario como un proceso homofóbico y discriminatorio, Castro recuerda que la Revolución cubana “fue muy radical desde el principio”. Al mismo tiempo, admite que identifica las tres primeras décadas de la Revolución “como todavía con características homofóbicas”.

Pese a ello, en aquella época se produjeron grandes avances “en temas de igualdad de derechos de las mujeres, los derechos de la infancia y la juventud, en los derechos de las personas con distintos tipos de discapacidades, en los derechos del campesinado”, asegura.
Una afrodescendiente vende frutas en una carretera de Carpuela, provincia de Imbabura (Ecuador). “En épocas de crisis el racismo recrudece”: La brecha entre blancos y negros en Latinoamérica

“No avanzamos de la misma manera en otras realidades porque no se tenía claridad científica en este sentido y no se tenía claridad ideológica”, explica Castro. “Poco a poco, se fueron aportando y sistematizando conocimientos científicos que en la actualidad nos permiten tomarlos como herramientas para proponer cambios en las políticas”, expresa. Al mismo tiempo, destaca que la lucha contra la homofobia debe ir “al ritmo que técnica y científicamente corresponde al proceso de cambio”.

“Son experiencias nuevas en la historia que siempre fueron saboteadas. No existe la experiencia socialista perfecta, existen experimentaciones”, dice la directora del Cenesex, agregando que “todas deben ser criticadas y analizadas a profundidad, porque si no, no avanzamos como sociedades”.