Lo que Occidente no entiende de Xi Jinping Kevin Rudd. Columnista. THE NEW YORK TIMES*

La reciente decisión del Congreso Popular Nacional de China de abolir los límites de mandato para la oficina del presidente ha enviado ondas de choque a través de Occidente: Xi Jinping, el actual titular de la oficina, de repente se describe como un nuevo autócrata confuciano, supervisando un estado aún gobernado por un Partido marxista-leninista, que preside una economía capitalista selectiva, con la ambición de hacer de su país una superpotencia global.

Esta sensación de choque dice más sobre Occidente que China. Durante los últimos cinco años, los líderes y analistas occidentales a menudo han proyectado en China una imagen de sus imaginaciones preferidas, en lugar de una que refleja las declaraciones reales de los propios líderes de China, o en la evidencia física del arte de gobernar chino. Estos han señalado por mucho tiempo una realidad muy diferente.

El Sr. Xi no ha cambiado de repente.

Desde el principio, demostró un nivel incomparable de habilidad política en el poder de consolidación rápida. Para llegar a la cima, ha desbordado, superado, marginado y luego eliminado a todos sus principales oponentes. La historia de su notable ascenso no es un secreto. Y ciertamente no es para los débiles de corazón.
Su campaña anticorrupción ha sido una clase magistral en la guerra política; desde 2013 lo ha utilizado para “limpiar la fiesta””, eliminar a posibles rivales e insertar a sus partidarios en amplias franjas del gobierno, consigo mismo en la cima.

Y aún no ha terminado: se está estableciendo una “Comisión Nacional de Supervisión” para llevar esta campaña más allá de las filas del partido a todo el país.


  • Este artículo fue publicado en el NYT el 28.03.19. Por nuestras dificultades de traducción recién se publica. Y especialmente porque traduce una visión desdeun importante diario estadounidense.